martes, 1 de marzo de 2005

Reflexiones Post-Oscars 2005

Hete aquí la lista de ganadores de los oscar de este año. No se me dió mal la quiniela, 12 aciertos (incluyendo Fotografía y montaje para The Aviator, que no puse en la quiniela que publiqué. Paquito, nos saltamos esas categorías cuando hicimos la quiniela... Qué mal andamos).

Al final tuve razón--si ganaba Mar Adentro, tenía que ganar Million Dollar Baby,y así fue. Pobre tito Marty, que se ha quedado a dos velas, incluso cuando hace una peli para agradar a los apolillados académicos. The Aviator no es una típica película de Scorsese, es un voto de amor al cine de Hollywood, su Schindler's List
. Lo malo es que los logros de la película resultan evidentes a los cinéfilos, mientras que Million Dollar Baby llega a todo el mundo. Es más fácil empatizar por alguien que lucha por salir adelante que con un muchimillonario megalómano, mujeriego y obsesivo-compulsivo. Como dice Matt (mi compañero de fatigas), en realidad Eastwood ha hecho una película de Hollywood disfrazándola de película independiente, mientras que Scorsese ha seguido en su línea independiente disfrazándola de película de Hollywood. Total, que al final todo queda en casa.

Este año no me cabreé mucho con los premios, porque hubo bastantes coincidencias en la segunda columna las veces que fallé. Hubo más alegrías: Amenábar; Thelma Schoonmaker por montaje, quien lleva trabajando con tito Marty desde Raging Bull (Toro Salvaje), así que es como si le hubieran dado un cachito de premio a Scorsese; el flipado de Charlie Kaufmann (los académicos todavía se acuerdan de Eternal Sunshine, aunque se estrenó hace más de un año!); la Blanchett, Morgan Freeman.

Comentarios varios:

- Me encantó el detalle de Jorge Drexler, que pasó de discurso de agradecimiento para cantar un trocito de su canción él mismo. La organización no le dejó cantar en directo, supongo que porque no es lo suficientemente conocido para ellos, y dejaron a Antonio Banderas interpretar la canción bastante pasado de rosca. La carita de Drexler al final de la canción era un poema. Así que Jorge Drexler se vengó.

- Siguendo con las canciones, qué horror Beyoncé, también pasada de rosca. Supongo que el hiperdramatismo es lo que les mola en Hollywood, pero al resto del mundo nos da urticaria. Se cargó inmisericordemente la canción de Les Choristes, con esos gritos y gorgoritos (qué tenía de malo el coro???). La de Phantom of the Opera estuvo algo mejor, aunque la canción tampoco es gran cosa, incluso cuando el mismo Lloyd Weber acompaña al piano. Y la de The Polar Express... pues directamente quité el sonido; por la Beyoncé, y porque no pueeeeedo con las baladitas.

- Se agradece que espabilaran la ceremonia, para que el personal no se durmiera. Casi se hizo entretenido y todo. Eso sí, dar los premios en el pasillo me pareció una cutrería. Como dijo Chris Rock (que fue un digno presentador), a este paso el año que viene ponen un 'drive-through'* para repartir los oscar.

- Sección marujeo: Que alguien le diga a René Zellweger que no tiene glamour, que sus pintas de granjera no pegan con lo que se pone. Me encanta como actriz, pero sus ínfulas de elegancia me dan pena. Cuando recogió el oscar el año pasado, su falsa modestia me resultó patética. Y el moreno teñido le sienta fatal.

En general, la ceremonia no tuvo muchos incidentes, aparte de la bombilla que explotó cuando hablaba Jeremy Irons (quien salió al paso elegantemente, "Fuera quien fuera, espero que haya fallado"). No fue ni especialmente conmovedora, ni emocionante. Tuvo sus puntos, pero ya está. Ahora sólo me queda ver un par de peliculillas que se me han quedado en el tintero (Sideways y Hotel Rwanda), pero por lo demás, por fin se acabó la temporada de premios.

*Para los que no lo sepáis, un 'drive-through' es una sección de los restaurantes de comida rápida, donde pides lo que quieres desde el coche y te lo dan por la ventanilla. Típico americano.

1 comentario:

omg212@hotmail.com dijo...

Hey Clara, acabo de descubrir tus cronicas y me las he leido todas de un tiron, podria destacar tu comunicacion directa y sencilla, a la mano de todo el mundo, pero lo mas que me gusta es tu aficion la cual comparto y tu pais de origen...jeje, el cual tambien comparto.

Pues nada mas, deseandote mucha suerte en esta aventura de las cronicas, se despide un canarion en Atlanta.

Saludos

Oliver